Su sabor es un poco más ácido con respecto a los ejemplares rojos y bastante frutal. Todo esto permite incorporarlo en jugos, ensaladas, guisos y mermeladas.