En China lo llaman la fruta de la inmortalidad.

Este alimento nos aporta calcio, potasio, fósforo, hierro y flavonoides.