Son bajos en sodio, por lo que ayudan a mantener controlada la presión arterial. Son excelente fuente de fibra.