No importa si vas a consumirla pelada, en zumo o entera, lavar la fruta antes de comerla es el primer paso que has de tener en cuenta cuando te acercas al frutero. Ahora bien, es posible que te preguntes cómo hacerlo o cuándo. Por otro lado, hay muchas personas que piensan que no es necesario hacerlo en ciertos casos. Continúa leyendo y sabrás por qué debes higienizar la fruta que compras a domicilio antes de comerla.

¿Por qué lavar la fruta antes de comerla?

Salvo en ocasiones contadas, la fruta proviene de la tierra o de la huerta. Esto quiere decir que, hasta que llega a tu casa, ha estado expuesta a muchas manos que la han trabajado, pero también a un gran número de animales y a las propias sustancias de la tierra.

Por lo tanto, antes de ingerirla, debes lavarla de la forma adecuada y con cuidado. Recuerda que has de seguir este consejo independientemente de cómo vayas a consumir la fruta: pelada, con piel, en zumo, en ensalada…

Eliminar microorganismos y pesticidas es necesario para prevenir problemas tras su ingesta. Además, hay muchas frutas que contienen ceras que pueden ser tóxicas para tu organismo. Dependiendo de la que elijas, podrás lavarla de forma más o menos cómoda, pero el proceso es similar al de lavarse las manos: al menos dos minutos.

Para hacerlo correctamente, puedes utilizar productos específicos. En la actualidad, hay muchos que contienen sustancias que eliminan los microorganismos de las frutas y verduras y que no las intoxican ni alteran su sabor o la composición del agua.

Tanto si empleas este tipo de productos como si no, primero has de poner la fruta a remojo. Tras esto, ya puedes proceder a un lavado a chorro con el grifo, pero sin dejarla posada en el fregadero. También puedes usar un cepillo.

Ten en cuenta estos errores comunes. El primero es echar soluciones de agua con mezclas de vinagre o limón (este sistema no es efectivo). El segundo, limpiar la fruta con paños secos o húmedos, los cuales no eliminan los microorganismos. El último, lavar en cuanto se compra: debes esperar a hacerlo antes de consumirla.

Lavar la fruta antes de comerla | Transfrutas

¿Por qué no se limpian otros alimentos?

Si vas al supermercado de forma habitual, te habrás fijado en que cada vez hay más productos que ya vienen lavados. Es muy habitual encontrarse este tipo de artículos cuando se trata, por ejemplo, de verduras en bolsa (acelgas, brócoli, coliflor y otros tipos de brotes verdes para el consumo inmediato).

Estos alimentos son lavados con desinfectantes que previenen los patógenos. Es decir, son seguros para su consumo y sería inútil que los lavases.

En muy contadas ocasiones, vas a poder comprar frutas envasadas que ya vienen lavadas con este mismo proceso. En esos casos en particular, vendrá indicado en el etiquetado y tienen que estar completamente cerradas y ser de consumo inmediato. Si te encuentras en esta situación, podrás comer la fruta sin lavar tanto con piel como sin ella. Eso sí, es un sistema de consumo que normalmente requiere más uso de plástico y contamina más. Por lo tanto, intenta elegir fruta fresca.

En conclusión, lavar la fruta es algo imprescindible si la compras de temporada a granel o mediante métodos tradicionales. Si apuestas por la ecológica, además vas a aprovecharte de un lavado superficial eficaz que no necesita eliminar ceras para dar brillo a la pieza de fruta ni otras sustancias nocivas para tu organismo. Procura siempre comprar fruta a domicilio por internet que sea respetuosa con el medio ambiente, beneficiosa para tu organismo y buena para el planeta. Si la lavas con productos químicos, intenta que no contaminen el agua. ¡Y a disfrutar el frescor!