Llega el verano y… ¿a quién no le apetece un helado bien rico y fresquito? Se trata de un alimento muy atractivo que puede ayudarnos a combatir el calor de manera muy agradable. El problema viene cuando elegimos opciones poco saludables llenas de aditivos, grasas saturadas y azúcar. ¿Cómo podemos evitarlo? Haciendo nuestros propios helados de fruta natural caseros. ¿Quieres algunas ideas? En este post te damos unas cuantas.

Algunas ideas para hacer helados de fruta natural caseros

No hay que ser un experto ni tener una heladera en casa para elaborar un helado rico que guste a toda la familia. De una manera sencilla, puedes conseguir buenos resultados y, además, sin mucho esfuerzo. Estos helados no solo tienen un sabor fantástico, si no que aportan todas los beneficios de tomar fruta. Vamos a verlo.

Helados con zumos y licuados

Esta es la opción más rápida y sencilla. Para ello, no tienes más que licuar o, en su caso, exprimir la fruta que más te guste y poner el zumo en unos moldes para polo. Los dejas en el congelador unas cuantas horas y listo.

¿Quieres conseguir unos polos exquisitos? Quedan muy ricos con zumos de frutas cítricas a domicilio, como la naranja, el limón y la mandarina. También están deliciosos los licuados de sandía con zumo de limón, de kiwi con zumo de naranja o el de fresa y plátano.

Una recomendación: para que tus helados mantengan todo el sabor y las propiedades, haz los polos con los licuados y zumos recién hechos.

Helados con zumos, licuados y piezas de fruta

Esta idea es una versión de la anterior, pero más atractiva. Lo único que tienes que hacer es añadir unos trocitos de fruta a tu combinación de zumo y licuado. Por ejemplo, las rodajas de kiwi o plátanos de temporada, las fresas partidas por la mitad y las ralladuras de naranja y limón dan un atractivo toque de sabor y color. Unos polos con los que puedes sorprender a los más pequeños de la casa y a los invitados más exigentes.

Helados de fruta natural | Transfrutas

Helados con leche, yogur y fruta

Si hace tanto calor que ni a ti ni a tus pequeños os apetece comer demasiado, podéis completar cualquiera de vuestras comidas con un postre sano y muy nutritivo como este. Para preparar este tipo de helados, no tienes más que batir la leche y un yogur blanco con las frutas que te apetezcan.

Si quieres una alternativa a los productos lácteos, puedes utilizar leche de almendras, de avena, de arroz, yogur de soja… Opciones hay muchas y con todas el resultado es exquisito.

Por otro lado, si deseas darle un aroma especial, añade esencia de vainilla o canela en polvo. Dos especias que quedan muy bien con el plátano, la cereza o la fresa. Recuerda que puedes comprar cerezas a domicilio en nuestra tienda online para que los helados tengan el mejor sabor.

Para darle un extra de dulzor sin necesidad de acudir al azúcar, puedes ponerle un poquito de miel o algún edulcorante natural.

Helados por capas, una propuesta de lo más llamativa

¿Tienes niños y no comen fruta? Con esta idea seguro que empiezan a tomarla. Para estos helados tan divertidos, haz varios licuados y zumos. Pon una capa en tu molde de polo y métela en el congelador. Cuando esté medio congelada, puedes añadirle otra capa. Sigue este proceso tantas veces como quieras.

Puedes incluso alternar las capas de zumos y licuados con otras a base de yogur o leche batida con fruta o frutos secos. Lo más importante es que el helado te quede muy vistoso, de esa manera no habrá niño que se resista.

Ahora que ya sabes cómo preparar deliciosos helados de fruta natural caseros, no dudes en pasarte a esta alternativa saludable y que, además, no engorda. ¡Y disfruta de los helados sin remordimientos de conciencia!