La patata es un producto básico en nuestra alimentación gracias a sus propiedades nutricionales, sus posibilidades en la cocina y su precio asequible. Aunque algunas personas solo la cocinan frita como acompañamiento de otros platos, tiene muchas versiones más saludables. ¿Quieres conocerlas? Te damos 3 ideas para introducir la patata en la dieta que te van a encantar.

Descubre sus propiedades

Este tubérculo por todos conocidos posee más propiedades nutricionales de lo que a simple vista puedas pensar. De hecho, es rico en vitaminas como la riboflavina, la vitamina C, la tiamina y la niacina.

Por otro lado, contiene diversos minerales (calcio, fósforo, potasio, magnesio…), proteínas y casi un 0.1 % de lípidos. Y, si dejas la piel, estarás aportando una buena dosis de fibra a tu dieta.

Como ves, es un alimento muy completo que no puede faltar en ninguna dieta saludable. Además, te ofrece infinidad de posibilidades en la cocina. Y es que existe un mundo más allá de las clásicas patatas fritas que resultan menos saludables y engordan. ¿Las quieres conocer?

3 ideas para introducir la patata en la dieta de manera saludable

Si te gusta la cocina sana y los fritos no son lo tuyo, te damos tres recomendaciones para incorporar este alimento de forma óptima en tu dieta. ¡Toma nota!

Las posibilidades de la patata cocida

Las patatas cocidas tienen mil alternativas en la cocina. Además, con ellas puedes cocinar platos de lo más atractivos a la vista y al paladar. Por ejemplo, ensaladillas que contengan pescados y vegetales y algunas especias o hierbas que te gusten, purés que solo la incluyan a ella o que lleven otros vegetales como la calabaza a domicilio o la zanahoria, rellenas de vegetales y atún, etc.

Si quieres una tortilla saludable y baja en calorías, hazla con patatas cocidas. Te va a quedar más rica de lo que piensas y sin que te engorde nada. Por último, recuerda que están deliciosas aderezadas con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Posibilidades hay tantas como tu imaginación y creatividad te permitan. Y es que una de las ventajas principales que tiene este fruto de la tierra es que combina casi con todo.

Como cocinar patatas | Transfrutas

La patata en el horno

Se trata de una excelente opción. Además, puedes incluirla en infinidad de platos y no necesitas conocimientos de cocina, ya que se hace sola.

Puedes hacerla entera y sin pelar si te consideras un auténtico dummie en la cocina y quieres un alimento rico y sano. Luego solo has de rellenarla con lo que más te guste, por ejemplo, con atún en lata, maíz, aceitunas y un poco de mayonesa casera.

Pero, si te atreves con algo un poco más elaborado, puedes ponerla como base de un pescado al horno o como una sana guarnición, cortada y acompañada de algunas hierbas y verduras (comprar cebolla roja a domicilio, tomate, pimiento, limón, perejil, tomillo, orégano, etc.).

En sopas, cremas y otros platos

Las patatas pueden formar parte de una gran cantidad de guisos. Sin lugar a dudas, es una estupenda forma de disfrutar de este alimento en un plato muy atractivo.

Puedes incluirlas en sopas de pescado, en cremas de verduras o en los tradicionales cocidos de legumbres como las lentejas, las habichuelas o los garbanzos. También queda estupenda en sopas tipo minestrone o incluso acompañando una gran variedad de arroces y pastas.

¿Te gustan los platos sofisticados y diferentes? Pues con este tubérculo puedes conseguirlo. Las patatas duquesa o las hasselback son solo un par de ejemplos.

Ahora que ya conoces sus propiedades nutricionales y sus posibilidades en la cocina, no dejes de contar con la patata, una alternativa económica y muy saludable. Recuerda que puedes comprar patatas a domicilio en Transfrutas para probar todas estas recetas.